jueves, 27 de abril de 2017

Deseos del pasado Cap.2 Final

¡Hola guapos!

Otro día más en el que no paro, ya os iré contando, porque voy que no paro. Estoy haciendo fotitos de toda la obra, para poder hacer un buen post. Jejejeje Os dejo con el último capítulo de la historia, que espero que os guste. ^_^




Deseos Del Pasado




Capítulo 2 : El final.



-Joseph,¿qué demonios haces aquí? -Dije mirándole, pero él no respondía.

Joseph se acercó a mi cama y me agarró, para seguir durmiendo profundamente. “Te quiero” susurró 

antes de que empezar a roncar. En ese momento, mi cuerpo se quedó paralizado, no pude moverme. 

El   

hombre que mas había amado y que seguía amando, estaba en mi cama. No estaba segura de si ese

 “te quiero”,era para mi, pero esa noche le tenía junto a mi. A pesar de mi enfado, esa noche dormí 

como nunca.

Me desperté como nueva,Joseph seguía agarrado a mi. Sentía que me asfixiaba, su pierna y su brazo 

me apretaban contra él. De pronto, vi como abría sus ojos y me miraba sorprendido.

-¡Oh, dios mío! ¡Lo he vuelto a hacer! -Dice dando un salto de la cama. -Lo siento mucho.

-Viniste sonámbulo. No sabía que lo eras... Me dio miedo despertarte. -Dije bastante tranquila, dada 

la 

situación.

-Me pasa desde hace un tiempo... -Suspira.-Siento si te asusté. No lo pretendía. -Dice nervioso.

-Da igual. Has dormido como un tronco, pero te has portado bien. Ahora... Si puedes salir o al menos 

darte la vuelta. Creo que me has manoseado los suficiente mientras dormías. No me soltabas el pecho.  
-Murmuré bastante cortada.

-De verdad que lo siento. -Se da la vuelta. - Me pasa desde que terminamos.

-¿Qué es lo que se supone que terminamos? -Mi voz a sonado mas fría de lo que esperaba.-Nosotros 

jamás hemos tenido nada,¿no? -Esas palabras me quemaban, pero no podía parar de repetirlas.

-Eso no significa que nunca te quisiera y que...

-¡Alto! -Lo corté.- No intentes arreglarlo.

-Por favor, déjame contarte lo que pasó. Solo contártelo ,para sacármelo de dentro y... Luego échame 

si así lo deseas. -Sus ojos eran suplicantes, daba la impresión de que si le decía que no, se moriría ahí 

mismo. ¿Dónde estaba el hombre seguro que yo había conocido?

-Habla. -Me levanté completamente desnuda, siempre dormía desnuda y era él quien había invadido 

mi cama.

-No me acosté con Megan voluntariamente. Me drogó. -Dice serio.-Jamás quise hacerte daño. 

Probablemente no me creas debido a mi reputación. Pero a ti, jamás te mentí. Tú lo sabes. No podría 

hacerlo. Megan me lo confesó a la mañana siguiente. Había echado una droga rara... No recuerdo el 

nombre. ¿LSD? -Intenta recordarlo.

-¿Es una broma? -Salté intentando no matarle ahí mismo.- Ella era MI amiga. Los dos me la 

jugasteis. ¿Esperabas que me lanzase a tus brazos solo por oírte decir eso?

-No. Ya te he dicho que solo quería que supieses la verdad. Jamás te hubiese hecho daño. Lo 

siento, Candice. -Dicho esto, se acercó y me besó la mejilla dirigiéndose a la puerta, pero las 

palabras brotaron de mi boca.

-Perdí un bebé. -Joseph se paró en seco, pero no se giró.

-¿Cuándo? -Dijo con un hilo de voz.- ¿Cuándo lo supiste? -Su voz era claramente el sonido del 

dolor. 

Me rompí por dentro al recordar el dolor.

-Iba a decírtelo en día que te encontré con ella... -Dije rompiéndome completamente y cayendo al 

suelo llorando.

No sé cuanto tiempo lloré, pero el sol había bajado mucho cuando por fin recuperé el sentido de 

dónde y con quién estaba. Joseph estaba a mi lado, callado, no me miraba, pero su mano estaba 

posada 

sobre la mía. El silencio me agradó, me dio tiempo para reaccionar como una persona cuerda. En ese 

momento, miles de sentimientos que había estado guardando, habían salido, me había liberado. Sabía 

que el dolor de la pérdida de mi hijo, iba a ser imposible de olvidar, pero haberle confesado a Joseph 

lo que había pasado, me hacía sentir libre.



No sabía que iba a pasar, el futuro era incierto para Joseph y para mi. Los dos habíamos sufrido una 

separación dura, supe que podía creer en él. En el momento que vi sus ojos, la sinceridad que no me 

transmitió en su momento, me la transmitía ahora. Tal vez Joseph y yo no volviésemos a estar juntos. 

Tal vez si. Solo sé que esto era un nuevo comienzo, para los dos… Fuese juntos, o no. 



FIN



miércoles, 26 de abril de 2017

Deseos del pasado Cap.1

¡Hola bombones! ¿Qué tal?

Hoy he estado cotilleando por mi ordenador (si, a veces se me olvida todo lo que tengo 😂 ) y he encontrado una historia corta que escribí hace muchísimo tiempo. Solo son dos capítulos, así que aquí os dejo el primero que espero que os guste. ^_^  ¡Me voy a limpiar! Non stop.


Deseos Del Pasado




Capítulo 1: El secreto mejor guardado



Joseph me miraba desde la esquina de la sala. Habían pasado dos años desde la última vez que nos 

habíamos visto. El mejor amigo de mi padre: Joseph Morgan, 33 años, rubio, ojos profundos y una 

sonrisa tan tierna como mortífera. Joseph y yo, habíamos tenido grandes momentos a escondidas. 

Había sido el primer hombre que me había tocado, el primer hombre que había sabido lo que 

necesitaba en todo momento, pero esa felicidad duró poco. Él, no era para mi...

-Candice... -Se acerca a mi de forma cautelosa.

-Joseph. -Digo con la voz tan áspera y seductora que creo que hasta mi padre se ha dado cuenta.

-Estás preciosa. -Me besa la mano. Su voz suena aterciopelada, parece un felino a punto de saltar a la 

yugular de su presa.

-Pues tú estás mas viejo. -Digo carraspeando e intentando no caer en sus redes otra vez.

-Pero con los años mejoro. -Me guiña el ojo y se va con mi padre.

Estábamos en una fiesta de fin de año. Nosotros no lo celebrábamos como la gente normal, la gente 

normal la pasaba con su familia, frente al televisor, esperando que diesen las uvas e intentando no 

atragantarnos con ellas. Ese año era distinto, nuestro enorme salón, parecía pequeño con tanta gente. 

Mi padre había invitado a todos sus empleados y la gente había venido de etiqueta, solo para un rato 

agradable con el jefe y hacerles la pelota. Intenté esconderme, pero Joseph vigilaba cualquier 

movimiento que hacía.



Dos años antes, me habría parecido adorable, pero en ese instante, solo quería matarle. Me había hecho 

mucho daño. Tanto, que no quería que volviese a mirarme. Se había acostado con mi mejor amiga. 

Aunque tampoco tenía nada que reprocharle, puesto que él dejó las cosas claras: Solo íbamos a 

acostarnos, nada mas. Y aunque al principio yo intentaba verlo como algo normal, me había 

enamorado de él. Mi mejor amiga lo sabía, pero aun así, se acostó con él y los pillé en mi propia casa. 

Esa imagen de verlos desnudos, no desaparecía de mi mente, por mucho que lo intentase. Armé un 

escándalo cuando los vi, pero yo sabía cuales eran las condiciones de Joseph, por lo que di por 

terminado, lo que fuera que tuviésemos. Lo que Joseph no sabía, era que yo me había callado algo 


que el anhelaba con todas sus fuerzas a pesar de ser un playboy: tener un bebé. Y yo... De no ser por 

él disgusto que me llevé al verlos en la cama, no habría sufrido lo que sufrí. Mi bebé, su hijo, no 

había llegado ni al segundo mes de gestación.


Durante meses estuve deprimida. Nadie sabía que me pasaba, pero todos me apoyaron. Mi secreto 

estaba a salvo conmigo. Nadie sabría nunca que ese bebé había existido. Ni siquiera él...


Joseph caminaba saludando a todos los empleados. Todos lo adoraban, ya que era el jefe de personal 

siempre era atento con la gente a su cargo, pero solo con verle, se me revolvía el estómago. Los 

recuerdos volvían y eran dolorosos...


-¿Te encuentras mal? -Se acerca.


-Estoy perfectamente. -Digo con la mejor de mis sonrisas, aunque mas falsa que un caballo 

disfrazado de unicornio.


-Conozco esa mirada. -Dice poniéndose serio.- Algo te duele.


-Solo con verte ya tengo ganas de vomitar. -Digo sin reparos. No deberías conocerme tan bien...-No 

me apetece estar en la misma sala donde estás tú. Discúlpame. -Digo agarrándome el vestido para 

poder caminar.

-Candice, espera. -Pone la mano contra la pared impidiéndome el paso.- Creo que... Tenemos que 

hablar. Te... Te debo una disculpa.

-No me debes nada, Morgan. -Lo miro con dolor. ¡Joder! ¡Deja que me vaya y no estaré mal! -Tú y 

yo, nunca hemos tenido nada que ver. ¿Recuerdas? -Lo mira con significado.

-E...Esto...- Se queda callado recordando que esas fueron las mismas palabras que él me dijo cuando 

lo encontré en la cama con mi mejor amiga. -Lo siento. No quería molestarte. -Dice quitando la 

mano y dejándome pasar.


Tras la fiesta, todos los invitados se fueron ,borrachos, llenos y satisfechos con la comida. 

Todos, excepto Joseph. Saber que ese hombre iba a estar bajo el mismo techo que yo, era como si me 

metiesen en una cárcel con cristales en el suelo para no poder salir de mi habitación. Eran las cinco 

de la mañana y me sentía prisionera en mi propia habitación. Dieron las seis y las siete y seguía 

dando vueltas en la cama. Hasta que la puerta se abrió sin que nadie llamase y Joseph entró... Pero... 

¿Estaba dormido?  





Continuará

martes, 25 de abril de 2017

¡Noticias!

¡Hola amores!

¿Qué tal? Yo hoy he pasado un día sin parar. Pero tengo buenas noticias. ¿Recordáis lo que me pasó en el parto, no?  Si no lo sabéis y sois cotillas pasaos por aquí:

Mi desaparición parte 1
Mi desaparición parte 2
Mi desaparición parte 3


Pues hoy he ido al médico, para ver si me daban ya el alta total y me decían que estaba recuperada. Y... ¡LO ESTOY! Ya no tengo que volver más. *¡Fiesta!*

Aparte, hoy hemos descubierto, que como os dije el otro día, al nene le está empujando un diente. ¡Y ya se le ve un puntito blanco! Vamos, un día bastante emocionante.

Las obras, son otro cantar. Hoy han llegado las baldosas que van en la pared del chill out y ya casi han terminado la terraza. Así que empiezo a no quejarme tanto. Eso si, la caza de la rata, está dando mucho trabajo. En la cocina, tenemos unos bancos de construcción, y en los laterales, teníamos agujeros para poner vino. Y claro, hemos tenido que cerrarlos, porque nos hemos encontrado mil cosas mordidas. Y la muy cabrona, no quiere salir. Así que le hemos cerrado los huecos y nos hemos quedado sin donde poner el vino. (Somos muy "vineros", otra palabra nueva para el diccionario de Mia). Pero por suerte, hemos comprado una pequeña neverita por Amazon, para poder ponerlos.

Además, me han arreglado las baldas de la despensa, lo cual agradezco, porque antes tenía unas de rejilla que eran terribles para limpiar y para colmo, la puerta siempre rozaba con ellas y la teníamos destrozada. He tenido que limpiar, cosa por cosa. Porque imaginaos, la rata debe haberse paseado por todo. ¡ECS! 😷

Vamos, que he tenido un día de acabar derrotada. Por lo que... ¡Me voy a descansar! Mañana a ver si tengo más tiempecito libre y puedo escribir un poco de historia.

¡Ahhh! Respecto al canal de Youtube, estoy maquinando algo, pero de momento no he decidido nada. Sin embargo, estoy empezando a estar más activa por instagram, los que aun no me seguís podéis hacerlo en : IAMMIA91190 y ver mis historias ;) ¡Ya incluso me he animado a hacer vídeos! Así que vamos a ver si me animo un poco más. ^_^


¡Hasta mañanaaaa ,guap@s!


lunes, 24 de abril de 2017

Un finde movidito

¡Buenos días!

Hoy escribo bien temprano, porque el peque duerme y de momento no puedo hacer nada en casa. Os voy a contar un poquito el finde, que ha sido bastante movidito.

El viernes, nos llegó una mesa que había que montar. Así que el sábado ,me puse a ello, mientras mi querido maridín, se quedaba con el niño. Debo decir que me encanta montar cosas, aunque creo que eso ya lo sabéis de otros post. Me puse a montar la mesa, más feliz que una perdiz. Y debo decir, que el resultado ,quedó perfecto. ^_^ Ahí os dejo las fotitos para que veáis que apañada soy. 😂





Por lo que por la tarde tenía que limpiar, por lo que me puse a ello. Colocamos (¡Al fin!) el sofá y le pasé unas 13-14 veces la fregona al comedor. Ya que obviamente, tiene ese color blanquecino que se queda de la obra. Pero como los obreros tenían que volver hoy, pues tampoco me maté mucho en el suelo. Aunque le fui pasando todo lo que pude y listo. Luego me puse a limpiar la cocina y escuché un ruido raro, vi algo moverse, pero no le di importancia, ya que como hay mil cosas y cada dos por tres algo se cae, pero me equivocaba.

Cuando ya estaba tranquila, sentada en el sofá, pedimos del chino. Una gozada, ya que pedí unas tostadas de gambas, que me encantaron y me quedé despachurrada en el sofá. Sin embargo, un rato más tarde, estaba empanadísima con la serie que estaba viendo y de pronto vi algo moverse (otra vez). Era nada más y nada menos, que una Señora Rata. No un ratoncito, NO. UNA RATA. Eran las diez de la noche y pegué tal grito, que creo que me escucharon hasta en el pueblo de al lado. Claro, lo primero que pensé, fue que tenía que llevarme al niño a la habitación. Porque como siempre se ha dicho, si huelen la leche, podría acercarse al niño y es muy peligroso. Así que cogí al cachorrito y me lo subí a la habitación. Después, por suerte siempre estamos preparados, cogimos una caja de veneno y la echamos por toda la cocina. Sabíamos que estaba ahí, porque suelen hacer sus nidos ahí. Normal, hay comida. Y para colmo, la ratita , se habia comido un phoskitos, con todo su morro y lo dejó ahí en medio de la cocina a la mitad. ¡Al menos se lo podía haber terminado! ¬¬

Pues bien ,tras poner el veneno, nos fuimos a dormir. Porque no había manera de encontrarla. Al día
siguiente, el domingo, era un día especial. Así que teníamos que olvidarnos de la rata por unas horas. Como os dije, era el cumple de mi madre, de mi suegro y el santo de mi peque, mi marido y mi suegro. Así que había que celebrarlo. Fui a ver a mi padre y mis abuelos, para que vieran al peque. Y después, nos fuimos a comer con mi madre. Y ahí el cachorrito, empezó a estar empreñoso. La verdad, pensábamos que los cólicos ya se le habían quitado, pero nos equivocamos.

Después de comer, íbamos a ir a soplar las velas con mi madre, pero el nene se puso mucho peor. Desgraciadamente, los cólicos lo estaban dejando chof. No dejaba de llorar y llorar... 😓   Y aparte, no dejaba de llevarse el puño a la boca. Así que con toda la pena del mundo, mi madre se tuvo que ir con mis hermanos, su novio y su mejor amiga, y nosotros acabamos en urgencias. Para que al menos, nos dijesen si se podía hacer algo.

Debo decir, que las dos veces que hemos ido a esa clínica, nos ha atendido el mismo pediatra. Y me encanta. Es un hombre super amable y además, te atiende super rápido y te da soluciones o al menos te calma como puede. Porque claro, llega un momento en el que te desesperas y crees que es otra cosa. Sin embargo, nos dijo lo que ya sabíamos. Eran cólicos y aparte, los dientes ya le están empujando y claro, le duele la boquita. Normalmente, los dientes no empiezan a salir tan pronto, pero como mi niño es uy precoz como su madre, pues... Ya empieza. No sé si alguna vez lo habré dicho, pero yo con 9 meses, ya tenía todos los dientes y muelas, los médicos alucinaban, aparte de que hablaba y caminaba bastante bien. Con un año, mi madre dice que era una pasada, porque lo hacía todo yo sola y los médicos decían que era un caso entre millones. Así que imagino, que Ian, va más o menos por el mismo camino. No creo que sea tan precoz, pero... Ya empieza. Salimos de urgencias, bastante más tranquilos. Aunque con la pena de no haber podido ir a soplar las velas con mi madre. Es el primer año que no lo celebro con ella, así que me dio mucha pena.

Como queríamos irnos a casa, pero era el día del libro y la clínica estaba justo al lado de los puestos. A tan solo una calle, pues nos dimos un paseo antes de coger el taxi. Y como teníamos que ir a la farmacia para comprar apiretal para el dolor del nene en la boca, acabamos comprando más de la cuenta. Como siempre.


Cuatro biberones de la marca Suavinex, dos tetinas (que la chica se equivocó y nos dio la talla S cuando Ian ya toma con la M). Unas galletitas sin gluten de Almirón (que por cierto están muy buenas... 👀 ). Un bote de jabón y dos colonias de Mustela. Que adoro esa marca y el olor. Dos mordedores, que mucha falta nos van a hacer y de hecho en cuanto lo lavé y se lo di, le cambió la cara. Y dos botes de alcohol para manos, porque no me gusta coger al peque después de haber tocado otras cosas o de haber fumado. Todo eso, unos 110 euros, un palazo en toda regla, pero es lo que tienen las farmacias. Son caras con ganas.

video
Y después de eso, llegó mi momento. ¡LIBROS! Hacía tanto que no compraba un libro en papel, que me emocioné y todo.

La verdad, pensaba que siendo el día del libro, harían mucho más que solo un 10% de descuento, pero me llevé una trilogía que ya tengo en el ipad, pero quería en papel: Pídeme lo que quieras, de Megan Maxwell. Y La chica de antes de J.P Delaney. Que me lo recomendó la chica, así que me lo llevé para tener una lectura nueva. A ver si consigo leerlo y el peque me deja. 😂


Y ese ha sido mi fin de semana tremendo.

Hacía tiempo que no hacía post tan largos con esto, así que me quedo satisfecha.

PD: Estoy pensando en hacerme un canal de Youtube, ¿qué opináis?

domingo, 23 de abril de 2017

¡TE RETO CON UN TÍTULO! #2

¡Hola, hola, caracolas!

¿Qué tal se os presenta el domingo? Hoy escribo bien tempranito el reto, porque como os comenté, hoy tengo 3 santos y 2 cumples.


Bien, como ya sabéis, hoy toca un nuevo título. Recordad que no importa cuan larga sea la historia, ni sobre que trate. Simplemente, tiene que tener sentido con el título. ^_^ Espero que os guste el título de esta semana.

Ahí os lo dejo:

"ESTRESADA"


¿Qué os parece? 👅    Recordad nombrar al blog y no olvidéis ponerme el link de vuestras historias en los comentarios. ❤



PARTICIPANTES: 






¡TE RETO CON UN TÍTULO! #1

sábado, 22 de abril de 2017

Día de descanso

¡Hola bombones!

Hoy he pasado un día tremendo. Limpieza, el niño... No he parado en todo el día y estoy agotadísima. Así que os deseo un buen sábado y que lo disfrutéis con la feria del libro de mañana. ^_^

Prometo hacer la ronda cuando tenga un poco de tiempo, que ahora voy de culo.


¡Hasta mañanaaaa!


PD: No olvidéis que ayer publiqué un nuevo capítulo de la historia Vida en la granja Cap.6. ^_^